Ediles, feministas y vecinos protestaron por su inclusión en el Día de la Música. "No queremos que el rencor y el fanatismo empañen esta fiesta. Se ha armado una cacería de brujas", aseguró el productor del evento.