Alimentarse bien y sano para llevar una vida saludable. Tratar de tomar todos los días un desayuno, evitar grasas (manteca, margarina) consumir preferentemente pan o galletas con bajo contenido de grasas y sal. Toma infusiones (mate, té, café o hierbas) sin azúcar.