Según estudio, el cambio climático está debilitando las corrientes oceánicas del Golfo.