América Latina no debe exportar machismo ni violencia de género como lo han hecho algunos aficionados de la región que asisten a la Copa del Mundo que se juega en Rusia y que aprovechan ese escaparate para violar los derechos de las mujeres.