Hasta el 10 de diciembre un piano instalado en la Plaza Seregni hará que la música se apodere del espacio público.