Una persistente leyenda que tiene algo de cierta sostiene que Ingmar Bergman fue descubierto en el Uruguay antes que en otros lados, y aunque esa afirmación admita matices posee el suficiente porcentaje de verdad como para que haya que hacerle algún caso.