Dos hermanos veinteañeros (Juan Grandinetti, Agustín Pardella) llegan a la localidad del título para arrojar allí las cenizas de su madre y vender el departamento familiar en una torre del centro. La operación inmobiliaria se demora y ellos empiezan a relacionarse cada vez más con una joven muy atractiva (Violeta Palukas).