A la edad de 70 años fallece en Buenos Aires, Eduardo Acevedo Díaz, con la expresa voluntad de que sus restos no vuelvan a Uruguay.