El 54,40% de los obreros viven en viviendas de material; otro 38,13% lo hace en casillas de madera y un 7,46% vive en viviendas no especificadas. 

“Las alarmantes condiciones de vida en Venezuela se agravan cada día”, alertan expertos en derechos humanos.