Al menos diez migrantes que viajaban en barco murieron el martes, después de que su embarcación se hundiera en la costa libia. 

Solicitantes de asilo que fueron enviados de regreso a México por el gobierno estadounidense del presidente Donald Trump mientras esperaban el desarrollo de los procedimientos legales, regresaron el martes a Estados Unidos para presentarse a sus primeras audiencias. 

La Secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, niega que los migrantes sean retenidos en jaulas. 

El lunes, en una cárcel para inmigrantes situada en la ciudad de Dilley, en el estado de Texas, quince bebés fueron puestos en libertad junto a sus madres, días después de que defensores legales presentaran una queja ante el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. 

Un grupo de 29 padres centroamericanos ingresaron el sábado a Estados Unidos por la frontera con México y están siendo procesados por funcionarios de inmigración luego de que el grupo solicitara reunirse con sus hijos, que se encuentran en Estados Unidos. 

La Asamblea General de Naciones Unidas ha celebrado un debate sobre el vínculo entre la migración y el desarrollo. 

La policía antidisturbios detuvo el miércoles en el norte de México a cientos de migrantes centroamericanos desesperados que intentaban escapar de un complejo industrial abandonado en el que han permanecido encarcelados mientras aguardan que Estados Unidos procese sus solicitudes de asilo. 

En la ciudad de Tijuana, en México, fueron asesinados dos adolescentes hondureños que viajaron a la frontera entre Estados Unidos y México con la caravana de migrantes. 

En México, el gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, señaló que mantendrá a los inmigrantes centroamericanos en suelo mexicano mientras esperan la decisión de Estados Unidos acerca de sus solicitudes de asilo político. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le pidió a México que deporte a los solicitantes de asilo centroamericanos el lunes, un día después de que oficiales de la patrulla fronteriza estadounidense dispararan gases lacrimógenos contra un grupo de migrantes en Tijuana cuando intentaban cruzar la frontera próxima a la ciudad de San Diego, que se encuentra fuertemente militarizada. 

Página 1 de 5