Las noticias falsas son un problema real, sobre todo en las redes sociales, pero también se ha convertido en una muletilla usada por políticos y demagogos para evitar las críticas. 

Ese martes se edita el número 50 del diario vespertino Primera Plana y será el último.