Despiden en el Solís a Daniel Viglietti

Escrito por

El cantante y guitarrista Daniel Viglietti será velado hoy martes hasta las 14 horas en el Teatro Solís. 

Daniel Viglietti (78), es uno de los últimos representantes del “canto popular uruguayo” y de los mayores compositores de nuestro país. Creció influenciado por la música que siempre estuvo presente en su hogar. Nació el 24 de julio de 1939 en el seno de una familia de músicos —su madre era la pianista Lyda Indart, y su padre el guitarrista Cédar Viglietti— por lo cual desde niño entra en contacto con la música clásica y popular. Esto lo llevó a estudiar guitarra con los maestros Atilio Rapat y Abel Carlevaro, adquiriendo una sólida formación como concertista para luego dedicarse, en los años 1960, a la música popular.

Por aquella época donde estaba ferviente el eco de la revolución cubana, Viglietti desarrolla una intensa actividad como autor-compositor, cantor, docente y locutor en radio, que se inscribe en una creciente movilización popular en Uruguay. Participa en el semanario Marcha, y crea y dirige el Núcleo de Educación Musical (Nemus). Su primera obra discográfica es “Impresiones para canto y guitarra y canciones folclóricas” de 1963, a la que le seguirán cinco producciones más hasta 1973. Durante esa época, y en el marco de la lucha popular, Viglietti es detenido en 1972. La campaña por su liberación desde el exterior fue encabezada por nombres como Jean Paul Sartre, François Mitterrand, Julio Cortázar y Oscar Niemeyer.

Tras ser liberado y al poco tiempo, en 1973, comienza su exilio en Argentina, que después continuará en Francia, país donde vivió por 11 años. Durante el exilio, se deidca a recorrer el mundo para denunciar ala dicadura uruguaya y als canciones que compone estarán plasmadas en en un disco grabado en vivo, titulado “Trabajo de hormiga”.

El 1 de septiembre de 1984, vuelve a Montevideo donde es recibido por miles de personas en un recital que recuerda como “el más emocionante en 40 años de carrera”.

Uno de sus trabajos más especiales es el titulado “A dos voces” con Mario Benedetti en 1985, reflejo discográfico de numerosos recitales realizados junto al gran poeta uruguayo durante el exilio compartido por ambos.

Otro hecho que alejó a los uruguayos de su música, fue que tras regresar al país, su sello editorial (Orfeo) había pasado a manos transnacionales, por lo cual su obra anterior a la dictadura no estaba disponible y no se pensaba reeditar. Recién en 1999, después de un largo juicio, Viglietti logra recuperar sus derechos. Remasterizados por él mismo, sus discos de los años 1960 y 1970 son entonces reeditados en CD por el sello Ayuí / Tacuabé.

Viglietti también se preocupó por la música latinoamericana. Recopiló en un extenso archivo musical al que denomima “Memoria Sonora de América Latina”, entrevistas a músicos y escritores realizadas en un lapso de 40 años de trabajo.

Entre sus composiciones más conocidas están A desalambrar, Canción para mi América, Milonga de andar lejos y Gurisito. Su obra tiene proyección mundial, siendo interpretada por cantantes de varias nacionalidades, como Víctor Jara, Amparo Ochoa, Isabel Parra, Joan Manuel Serrat, Alí Primera, Mercedes Sosa, Chavela Vargas y Soledad Bravo, entre otros.

Fuente: La República

 

Visto 135 veces Modificado por última vez en Miércoles, 01 Noviembre 2017 11:31

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Milongas Extremas en Camacuá