Saltimbanquis: Un retorno esperado con ansias

Escrito por

 

Cada vez que terminaba carnaval siempre se decía que para el que viene saldría Los Saltimbanquis. Luego de 20 años (1998 fue la última salida) la espera terminó. 

La especulación terminó cuando en el mes de mayo del año pasado, Eddie Espert (hermano de Enrique) y Nelson Ferro (representante de futbolistas e hincha de la murga) empezaron a delinear el proyecto “Los Saltimbanquis 2018”.

Para quien escribe esta nota, es la murga de sus amores y un ferviente hincha de la misma con síntomas de fanatismo que puede llegar a enloquecer. Mucho se ha dicho sobre no la salida de la murga durante estos 20 años. Pero dos tienen veracidad. Una de ellas es por motivos políticos (por ser de derecha) y la otra es la que ha manifestado Enrique Espert (dueño de título y actual presidente de DAECPU) a la sección Seré Curioso (nota publicada el 16/02/2016) de Montevideo Portal: Paré porque tenía mucho trabajo, y ahora que la podría sacar, estoy acá (como titular de Deacpu) y no me parece ético sacar una murga”.

Hablemos un poco de la rica historia de la murga. Los Saltimbanquis nació en 1924 en Barrio Sur, luego en la Curva de Maroñas (donde hacían los primeros ensayos a puertas cerradas) y en la Unión. Ya en sus inicios mostró su carácter y personalidad desplegando todo lo que su director responsable Domingo Espert (padre de Enrique, Eddie fallecido el año pasado, Eduardo y Graciela, fallecida hace algunos años), pretendía para su murga. Es decir, cuidada vestimenta, presentación de a cargo de un animador, un prolijo y muy excéntrico peinado y un maquillaje evolucionado para aquella época de los años '20. Marcando así un cambio muy transcendental para la categoría en aquellos años. Esa forma le valió a don Domingo el apodo de “Loco Pamento”. El se retiró del carnaval afines de los ´60. A partir de 1969 sus cuatro hijos se hicieron cargo de la murga y se preocuparon por integrar a los mejores de la categoría. Por ella pasaron en letras las plumas de Ángel“Ventajita” Ponzón, Carlos Soto,“el judío” Homero Martínez y Carlos Modernell, el vestuario estuvo en manos de Emilio“Pelele” Herrera y Juan Herrera y en sombreros Néstor Morán; a nivel de cupleteros estuvieron presentes Miguel “Abrojo” Cadenas, Álvaro Navia, “Tito” Cabano, “Canario” Luna y el“Comba” Insúa; los arreglos corales pasaron por las manos de “Baby” Sansone, Jorge “Cocina” Márquez, “Tulunga” Alvarado y el “Gato” Rubio y entre los directores escénicos estuvieron“Tito” Pastrana,“Negro” Peloche, “Yeye” Santos y Carlos Prado. Cuplés como Las memorias de un Colchón (por este cuplé fue que me hice hincha), La chica de la Zona Azul, El Patrullero Vidal o Mandrake, marcaron la mejor historia de la murga, que tuvo su punto más alto durante la década del ’80, época en la que ganaron cinco de sus once premios. Saltimbanquis cuenta con once primeros premios a lo largo de su historia: 1995, 1990, 1989, 1985, 1984, 1983, 1982, 1981, 1975, 1944, 1938 y 1936.

El plantel de esta nueva versión cuenta con gran parte de las figuras que estuvieron en 1998 -que fue la última vez que salió- y que obtuvo el segundo puesto detrás de Contrafarsa. Entre ellos están Marcelo Luzardo (primo), Daniel Lorenzón (primo), Ricardo Villalba (sobreprimo), Carlos Barrios (segundo), Claudio Rojo (primo), Edén Iturrioz (bajo). La batería está compuesta por Favio Adinolfi (bombo), Gerardo “Batata” Cánepa (platillos) y Raúl García (redoblante). Quienes se incorporan a la causa son: Diego Berardi que será el arreglador coral y director escénico, en la cuerda de primos Diego Bello, Agustín Pittaluga, Damián Dewally y Marcelo Luzardo; en la cuerda de sobreprimos Nicolás Ríos; en la cuerda de segundos Leonardo García y Martín Melgarejo y en bajos Fabricio Ramírez. En la parte de textos están Eduardo Rigaud, Fabricio Speranza, Marcel Keoroglián y Maxi Pérez, en la dirección artística y puesta en escena Freddy González, en el diseño y realización de vestuario como el maquillaje está a cargo de Rosario Viñoly.

Saltimbanquis se caracterizó siempre por un estilo de canto fuerte, ritmo vertiginoso y trajes impactantes. Pero la categoría murga ha evolucionado bastante en estos 20 años en que Los Saltimbanquis estuvieron ausentes. En sus directores esta la preocupación de seguir con el clásico estilo de la murga en el 2018 con matices renovadores y demostrar en el carnaval que a pesar que se tuvo la ausencia de 20 años su estilo sigue vigente.

Como cierre, me viene a la mente dos cosas: la presentación de 1998 donde eran“los bárbaros Saltimbanquis” y que la misma en una parte decía “es la murga de la Unión que otra vez dice presente” y la otra es la despedida de 1975 Cantando con alegría (escrita por Carlos Soto) que comenzaba diciendo “Cantando con alegría/ dejamos este tablado/ pensando volver un día/ y seguir cantando, seguir cantando/ Ya se van Los Saltimbanquis/ sus canciones le brindamos/ y al partir dejan sonrientes/ gorriones murguistas/del pueblo uruguayo”…Fiel a su linaje histórico en eso están estos Saltimbanquis nuevos diciéndonos nuevamente “tate tranqui señor espectador que comienza la función” para estar otra vez: ¡¡¡PRESENTE!!!...

Sandro Baptista

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 300 veces