El mural de Alpuy remozado

Escrito por

Fue inaugurada la restauración de uno de los murales emblemáticos que el pintor Julio Alpuy realizara en una de las paredes del Liceo Larrañaga. 

En 1956, en pleno auge de las intervenciones plásticas en espacios públicos de los alumnos del Taller Torres García, el pintor Julio Alpuy (1919-2009), uno de sus fundadores y docente durante muchos años de las nuevas generaciones de artistas, comenzaba la paciente tarea de creación del magnifico mural en una de las paredes del espacio de tránsito dentro del edificio del Liceo 3, Dámaso A. Larrañaga.

El arquitecto Leborgne integraba la empresa que construyó el edificio, y habría indicado al arquitecto José Scheps el nombre de Alpuy para la creación de la obra.

Joaquín Ragni, ex alumno de ese centro de estudios, recordó haber visto al artista mientras pintaba la obra ahora recuperada.

Justamente, con la intervención de Ragni, además de Óscar Prato y Gustavo Serra, comunicaron el deterioro que estaba afectando la pintura a la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, cuyas autoridades, Nelson Inda y José Cozzo, decidieron su intervención y restauración.

Esa alarma fue la que hizo posible la restauración de la obra que el paso del tiempo, y el poco cuidado hacían necesaria, buscando una puesta a nuevo de una obra singular, rica y de excelente factura constructivista.

La lectura diversa y profunda que la obra provoca, es una invitación para los estudiantes y ocasionales visitantes, se acerquen para tomar contacto con una de las obras importantes de uno de los pintores formados por Joaquín Torres García a mediados del siglo pasado.

Los trabajos de restauración de la pintura comenzaron en mayo del año pasado a cargo de Claudia Frigerio y Cecilia Jorge – que obtuvieron el primer lugar en el llamado a concurso-. Frigerio, quien dirige el proyecto, tiene una amplia trayectoria en restauraciones, entre otros, el Palacio Santos, el Cabildo de Montevideo y la Cámara de Diputados

En la ceremonia que tuvo lugar el pasado miércoles 12 de junio, estuvieron presentes autoridades de la Anep, de la dirección del liceo, del Ministerio de Educación y Cultura, además del arquitecto Rafael Lorente, director de la restauración, entre otros allegados.