El mundo del dibujo y sus posibilidades no tiene límites. Esa fricción mágica que desprende sobre el papel imágenes, volúmenes y que en algunos casos aflora el color, son el resultado de una profunda visión que siempre va atesorada por el aprendizaje, el conocimiento y esa materia tan difícil que es talento puesto a trabajar.