Miércoles, 05 Diciembre 2018 12:30

España campeón del Mundial Femenino

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La entrenadora de la selección española sub-17, Toña Is, confirmó a las 21 futbolistas para la Copa Mundial Femenina sub-17 de la FIFA Uruguay 2018 el martes 23 de octubre a través de un comunicado en la web oficial de la Real Federación Española de Fútbol. 

Después de 31 días, las chicas de la furia roja se consagraron por primera vez en su historia campeonas del certamen tras vencer 2-1 a México en el estadio Charrúa de Montevideo.

Para acceder al partido definitorio, el camino inició en el grupo D con una victoria contundente, por 4-0, ante República de Corea el miércoles 14 de noviembre.

La siguiente fecha marcaría un antes y un después, más allá de que España firmó un empate 1-1 frente a Colombia y no parecía ser un baldazo de agua fría, ni mucho menos. Esa noche el rendimiento no fue el esperado por una de las grandes candidatas de la competencia y las niñas sudamericanas las sorprendieron.

“Esto fue un llamado de atención. Salimos a buscar con todo el partido, lo luchamos en todo momento, pero la pelota no quiso entrar y nos agobió un poco”, destacó Eva Navarro minutos después del encuentro.

Si bien no hubo un ganador en el campo de juego, la alegría se veía del lado cafetero. “Las estudiamos mucho. Luego de la derrota con Canadá sabíamos que iban a defender la pelota a muerte y no nos regalarían nada”, añadió la delantera de Levante.

En ese momento, solo necesitaban de una victoria o un empate frente a Canadá en la 3ª etapa de la serie. “Esta es una motivación más. Tengo el apoyo de mis compañeras, sé que hasta los más grandes fallan. Apenas tengo 17 años y me queda mucho por aprender”, manifestó Navarro, quien días más tarde se encargaría de cerrar la goleada por 5-0 frente al representativo de la CONCACAF para clasificar a la siguiente fase.

Ya más cerca del último día, el primer escollo para seguir era Corea del Norte en el estadio Suppici de Colonia. Las asiáticas venían de ser campeonas en Jordania 2016, pero no pudieron retener la conquista ya que empataron 1-1 con España, en el tiempo reglamentario, y cayeron 3-1 por penales.

La gran figura en la definición desde los 12 pasos fue Catalina Coll. “Lo que más voy a recordar es el partido de cuartos de final porque pude atajar dos penales. Luego, cuando salíamos a pasear por las calles de Uruguay, la gente nos animaba y nos decían que éramos las favoritas”, indicó en la zona mixta, con la medalla colgada y el guante de oro en sus manos, la golera de la Unión Deportiva Collerense.

El penúltimo juego en la Copa del Mundo fue ante Nueva Zelanda y culminó 2-0, gracias a las anotaciones de Claudia Pina, en el cierre de la primera parte, e Irene López, al inicio del segundo tiempo. Con esta anotación, la mediocampista del Madrid Club de Fútbol Femenino se metió en la pelea por el botín de bronce, que finalmente ganó por acumular 3 tantos, en 509 minutos, y 2 asistencias.

“Estoy muy contenta, pero sinceramente es lo de menos. No me lo esperaba. De hecho me enteré que estaba entre las tres goleadoras porque FIFA puso un tweet hace unos días”, contó la futbolista de 17 años.

La final era una realidad. México accedió también a ella luego de vencer en el cuadro final a Ghana, por penales, y Canadá 1-0.

Menos de media hora fue suficiente para que ambos equipos hicieran los goles. Pina, en dos oportunidades, adelantó a la furia roja en el marcador, pero Denise Castro le puso incertidumbre al trámite tras descontar a los 29 minutos.

Esto le permitió a la joven de Barcelona conquistar, junto a sus compañeras, el trofeo buscado por las 16 selecciones que compitieron, pero además se adjudicó el balón de oro, el botín de plata (convirtió 7 tantos) y la distinción de mejor jugadora del partido ante el tri.

Para Pina fue una revancha, al igual que para Coll y Navarro, ya que el 24 de agosto disputaron la final de la Copa Mundial Femenina sub-20 de la FIFA Francia 2018, en el Stade de la Rabine (Vannes), y se les escapó debido a una contundente victoria de Japón por 3-1. “Perder algo así es difícil, parece que se te escapa una oportunidad única. Hoy logré vivirla de nuevo y con otro resultado, por suerte”, reconoció.

Satisfacción y alivio fueron las sensaciones más reiteradas en el escenario del Parque Rivera. El pitazo de la canadiense Marie-Soleil Beaudoin marcó un antes y un después, por ello no faltó el recuerdo a todas las chicas que coquetearon con la gloria y no la alcanzaron.

“Se lo dedico a mi familia, a este grupo maravilloso por su esfuerzo y a todas las chicas que juegan porque pasaron muchos años de intentos. Hoy conseguimos algo grande e histórico”, concluyó con una sonrisa en su rostro, por más que el frío cada vez era más intenso, la mediocampista Jana Fernández.