Viernes, 25 Mayo 2018 09:59

Guterres, agenda de desarme

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Salvar a la humanidad, salvar vidas, salvar a las futuras generaciones, estas son las tres prioridades del plan de desarme integral presentado este jueves por el Secretario General de las Naciones Unidas, en el que propone desde la reducción de cabezas nucleares hasta la regulación de las armas pequeñas o las basadas en la inteligencia artificial y pasando por la creación de mecanismos para garantizar la rendición de cuentas de quienes utilicen armas químicas o biológicas. 

“El desarme concierne a todos los países y todas las armas desde las granadas de mano hasta las bombas de hidrógeno”, ha asegurado este jueves el Secretario General de la ONU al presentar su nueva agenda de desarme.

En 2017, los gobiernos del mundo destinaron 1,7 billones de dólares a gastos militares, lo que representa 227 dólares por cada persona viva en la actualidad. Se trata del mayor gasto armamentista desde la caída del Muro de Berlín.

“La paradoja es que cuando cada país persigue su propia seguridad sin mirar hacia los demás, creamos una inseguridad mundial que nos amenaza a todos”, aseguró Guterres en la Universidad de Ginebra, donde dio a conocer su agenda.

La paradoja es que cuando cada país persigue su propia seguridad sin mirar hacia los demás, creamos una inseguridad mundial que nos amenaza a todos.

El gasto militar representa ochenta veces más que la ayuda humanitaria, mientras los esfuerzos por acabar con la pobreza, avanzar en educación y salud, luchar contra el cambio climático y proteger el planeta carecen de recursos.

“Algunos caracterizan las diferencias como una elección entre la seguridad y lo humanitario. Esta dicotomía es falsa”, dijo el titular de la ONU. “La seguridad humana, la nacional y la mundial son indivisibles. Cuando la gente teme por sus vidas, sus comunidades, las sociedades y los países están en un creciente riesgo. Cuando la gente se siente segura, también lo están los países y nuestro mundo”.

La carrera armamentista actual se da en un mundo multipolar, donde las relaciones internacionales son más complicadas e impredecibles que en la Guerra Fría, cuando las dos superpotencias contaban con mecanismos de contacto y diálogo que ayudaban a difuminar las tensiones y garantizar que un simple incidente no se convirtiese en una conflagración mayor.

 

 

Visto 73 veces