Miércoles, 12 Septiembre 2018 10:47

Guterres: En Idlib “es esencial evitar una batalla”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Guterres: En Idlib “es esencial evitar una batalla” Foto: UNICEF/Giovanni Diffidenti

El Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterrez advertirtió este martes que se ha de evitar a toda costa el inicio de una batalla a gran escala en la provincia siria de Idlib, ya que desataría “una pesadilla humanitaria”. 

Ante el posible asalto de las fuerzas gubernamentales a ese enclave, Guterres declaró que es la última zona de distensión del país árabe y no puede convertirse en una “masacre”.

“No hace falta decir que en el siglo XXI cualquier uso de armas químicas es totalmente inaceptable”, y añadió que, de usarse, “aparte del alto costo humanitario conduciría a una situación totalmente fuera de control”, enfatizó.

Aunque admitió que no se puede tolerar la presencia de grupos terroristas en la zona, la situación no exonera a las partes enfrentadas de respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional.

Recordó su llamado, tanto a las partes envueltas directamente como indirectamente, y en especial a los garantes de la zona de distensión, Rusia, Turquía e Irán, a no escatimar esfuerzos para encontrar soluciones que sirvan para proteger a los civiles, mantener los servicios básicos en los hospitales y respetar las normas del derecho internacional humanitario.

“Todos estos factores ponen de relieve la urgente necesidad de avanzar más en el proceso de Ginebra y, en particular, la creación de un Comité Constitucional, como parte del proceso político”.

Siria no piensa usar armas químicas porque no las tiene

Las conversaciones sobre Siria celebradas entre Rusia, Turquía e Irán el fin de semana pasado en Teherán sirvieron para enviar un mensaje a la comunidad internacional: “los tres países están listos para dedicar todas las energías posibles para seguir contribuyendo a la eliminación definitiva del terrorismo en ese país, acabar con el sufrimiento de los civiles y empezar con la reconstrucción del país e impulsar el proyecto político para que los sirios puedan determinar su futuro ellos mismos”.

De esta manera se expresó el embajador ruso, Vassily Nebenzia, ante el Consejo de Seguridad durante una sesión sobre la situación en Oriente Medio centrada en el encuentro que el pasado viernes celebró el trio de naciones garantes del llamado proceso de Astana en Teherán.

Nebenzia señaló que no existe una supuesta autorización del uso de armas químicas en Idlib por parte del presidente sirio, Bashar Al-Asad y que en el país árabe no hay armas químicas. Destacó que desde el punto militar una ofensiva con este tipo de armamento “sería una invitación a la troika occidental a atacar Siria y eso es precisamente con lo que están amenazando”.

El representante ruso manifestó la determinación del trio de naciones de acabar con el terrorismo en todo el país “ya que supone una amenaza regional y a garantizar que no haya víctimas entre la población civil”.

Solicitó a los grupos armados que dejen de bombardear a pueblos y ciudades pacíficas y puso como ejemplo el reciente lanzamiento de un misil en el norte de la provincia de Hama que provocó nueve muertos y decenas de heridos.

“Existe la necesidad urgente de separar a la oposición armada de los terroristas. Los primeros han decido participar en la solución política (al conflicto). Es una decisión muy importante”, remarcó y, a su vez, destacó que no se puede permitir “que los terroristas secuestren a personas y las usen como escudos humanos”.

La representante de Estados Unidos, Nikki Haley, advirtió de nuevo al régimen de Damasco, o a cualquier otra parte que contemple el uso de armas químicas en Siria, que mantenía la advertencia de responder ante el uso de este tipo de armamento.

Indicó que Rusia puede detener la matanza “todavía tienen el poder de hacer coincidir sus palabras de paz con los hechos trabajando en Ginebra para lograr una transición política en Siria”, destacó sobre el encuentro que se realiza a partir de hoy en la ciudad suiza entre los integrantes del proceso de Astana y el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura.

 

Consideró que cualquier asalto a Idlib hoy en día es una escalada temeraria del conflicto y advirtió que si “Assad, Rusia e Irán continúan por el mismo camino, las consecuencias serán nefastas. El mundo los considerará responsables y ninguna de las reuniones del Consejo de Seguridad cambiará eso”.