Miércoles, 24 Octubre 2018 10:51

Yemen, en la antesala de la hambruna

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Debido al conflicto y la violencia que sigue en curso, la cantidad de personas que dependen absolutamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir podría llegar a alcanzar los 14 millones, la mitad de su población total del país advirtió el coordinador de emergencia de las Naciones Unidas ante el Consejo de Seguridad. 

“Ahora mismo existe un claro y presente peligro de una hambruna inminente en Yemen. Más grande que lo que cualquier trabajador humanitario se haya encontrado a lo largo de su vida profesional hasta ahora”, dijo Mark Lowcock a los quince miembros del Consejo de Seguridad.

El Coordinador Humanitario de la ONU aseguró que, si bien la amenaza ya estaba presente desde el año pasado, la situación se encuentra “mucho peor” y la ayuda que reciben “apenas alcanza para sobrevivir, no para mejorar”.

“El número total de personas enfrentando la antesala de la hambruna, es decir, que dependen absolutamente de la ayuda humanitaria para sobrevivir, no alcanzará once millones como habíamos previsto hace un mes, sino catorce millones. Esto es la mitad de la población del país”, explicó Lowcock.

La poca comida que reciben estas personas ha debilitado sus sistemas inmunológicos y que ahora estos “están colapsando”, especialmente entre los niños y ancianos, quienes son más propensos a sucumbir ante la malnutrición, el cólera y otras enfermedades.

Lowcock recordó que la crisis se ha intensificado a raíz del conflicto en Hodeida, que ha bloqueado las importaciones, y el colapso de la economía.

“Más de 570.000 personas han sido desplazadas forzosamente en la provincia de Hodeida desde junio. Por los combates, la carretera hacia Sana’a continúa bloqueada, afectando el comercio y evitando que entren los bienes y comida al norte de Yemen. Las hostilidades también han bloqueado un molino que contiene suficientes cereales para alimentar a 3,7 millones de personas mensualmente, y varias bodegas humanitarias han sido ocupadas por más de dos meses”, dijo.

El coordinador humanitario también mencionó como las violaciones a la ley internacional humanitaria, los retrasos en las visas y los permisos de comercio, el daño a la infraestructura, y el desplome de la economía doméstica continúan agravando la situación.

Lowcock llamó a todas las partes a hacer lo posible para evitar “una catástrofe” y pidió su apoyo en cinco áreas específicas: acabar con la hostilidades contra las infraestructuras e instalaciones humanitarias; proteger el suministro de comida y productos básicos en todo el país, especialmente los puertos y rutas de transporte; proveer una mayor cantidad de divisas a través del Banco Central, además de créditos para los comerciantes y pagos para trabajadores públicos y pensionados; aumentar el apoyo financiero a las operaciones humanitarias; y finalmente, aprovechar el momento en que la vida de muchos está en riesgo para colaborar con el enviado especial de la ONU y acabar con el conflicto.