Lunes, 12 Noviembre 2018 11:35

Un siglo de la Primera Guerra Mundial

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El centenario del final de la Primera Guerra Mundial, un buen momento para pensar cómo prevenir la Tercera. 

Líderes mundiales y políticos de diferentes países se reúnieron este domingo en París para honrar la memoria de quienes murieron en la Primera Guerra Mundial.

Conmemorando los cien años del final de la guerra, que causó terribles sufrimientos y se cobró millones de vidas, quieren recordar que se puede evitar una nueva guerra si las naciones cooperan entre sí. El titular de la ONU, Antonio Guterres, participará en la ceremonia conmemorativa.

Hace cien años, a las 11 horas del día 11 del mes 11, terminó la Primera Guerra Mundial, a la que se conoció como la "Gran Guerra". Fue la más sangrienta en la historia del mundo hasta ese momento y se cobró 8,5 millones de vidas. Rusia sufrió las mayores pérdidas: murieron 1,7 millones de personas, casi cinco millones resultaron heridas, otros 2,5 millones fueron capturadas o desaparecieron. El número total de muertos y heridos es más del 76 por ciento de todos los que fueron llamados al frente.

El mundo se horrorizó y comenzó a pensar en cómo resolver los problemas internacionales de manera pacífica. Así que, a sugerencia del presidente estadounidense Woodrow Wilson, en 1920, nació la Sociedad de las Naciones.

Sin embargo, al final, los Estados Unidos no se adhirieron a la organización, temiendo no poder tomar por su cuenta decisiones importantes para su país. No obstante, Washington compartió muchos de los principios de la Sociedad de Naciones y trabajó estrechamente con ella.

La Sociedad de las Naciones está considerada como la precursora de la ONU y muchos otros organismos relacionados. Por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo fue creada, como la propia Sociedad de Naciones, sobre la base del Tratado de Versalles. Y el Tribunal Permanente de Justicia Internacional, también se estableció de conformidad con el Estatuto de la Sociedad, convirtiéndose en el antecesor del actual Tribunal Internacional de Justicia.

La Primera Guerra Mundial es también la trágica gestación de la futura Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Las horrendas pérdidas y la magnitud de esta sangrienta masacre obligaron a los líderes de las dispersas sociedades de la Cruz Roja a unirse para ayudar mejor a los heridos. En ese momento, la nueva organización se llamó la Liga de Sociedades de la Cruz Roja.

Además, durante la Gran Guerra se utilizaron armas de una fuerza letal sin precedentes, en 1915 en Bélgica durante la batalla de Ypres, los alemanes utilizaron por primera vez armas químicas. Según las estimaciones, al final de la guerra, se liberaron 124.000 toneladas de sustancias tóxicas, incluido el cloro y el llamado "gas mostaza". Unos 90.000 soldados, envenenados por gases, murieron dolorosamente, casi un millón perdieron la vista o sufrieron heridas graves.

Sin embargo, para que se prohibieran las armas químicas hizo falta otra guerra feroz como la Segunda Guerra Mundial. Las partes en la Convención que prohíben la producción, uso y almacenamiento de armas químicas son hoy 193 estados. La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) supervisa su cumplimiento.