Lunes, 27 Mayo 2019 19:05

El nuevo Parlamento Europeo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El centro cae, la ultraderecha crece en varios países y sobre la mesa se instaló como gran tema la protección del medioambiente. 

Hasta las elecciones europeas de Este domingo 26 de mayo hubo un cambio y más gente acudió a las urnas a votar para el Parlamento de Europa. Todos los partidos se alegran por ello. El enorme desinterés parece haber dado paso a una preocupación por el destino de Europa, quizás porque algunos políticos hablaron de una elección determinante para el Viejo Continente.

Se registraron enormes diferencias entre los resultados país por país. Manfred Weber, cabeza de lista de la fracción más grande, la de los conservadores del Partido Popular Europeo, dijo: "Estamos ante un centro decreciente, precisamente el centro que cree en Europa, que quiere fortalecer Europa y que tiene objetivos ambiciosos para Europa”.

Al igual que los conservadores, los socialdemócratas perdieron mucho terreno. Su candidato principal, Frans Timmermans, declaró: "Debemos ser humildes y decir con claridad qué programa vamos a seguir”. La gente echa en falta "que hagamos algo de forma urgente contra la crisis climática”, sostuvo. En Alemania, como en muchos otros países, los partidos más viejos cedieron poder y fueron Los Verdes los principales beneficiados.

La candidata verde Ska Keller piensa que su partido ahora tiene un deber: "Hicimos campaña por la protección del clima, por la protección de la biodiversidad, pero también por una Europa social donde los derechos de los ciudadanos sean respetados y ahora queremos implementar eso en el Parlamento”.

Los otros grandes ganadores son los populistas de derecha, aunque no en todas partes. En Italia es La Liga, el socio minoritario de la coalición de gobierno, que ha superado espectacularmente al Movimiento Cinco Estrellas, invirtiendo la correlación de fuerzas. El jefe de La Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, estaba exultante: "No solo La Liga es el principal partido de Italia, sino que el partido de Marine Le Pen es el más grande Francia y el de Nigel Farage, el principal de Reino Unido. Italia, Francia, Inglaterra... esto muestra cuánto ha cambiado Europa”.

En Francia, la Agrupación Nacional derrotó por poco al partido del presidente Emmanuel Macron, lo que resulta bastante humillante para el mandatario. Sin embargo, los populistas de derecha quedaron por debajo de sus resultados en las pasadas elecciones europeas, cuando ya habían sido el partido más fuerte. Le Pen pidió a Macron que llame a nuevas votaciones, porque "él puso su credibilidad en juego en estas elecciones, convirtiéndolas en un referéndum sobre su persona”.

En el de Reino Unido el país debió participar en las elecciones. Si bien los partidos que apoyan abiertamente la permanencia en la UE aumentaron su caudal de votos, el que más creció fue el Partido del Brexit, de Nigel Farage, cuyo nombre es su único programa, mientras que conservadores y laboristas se desplomaron. Farage les pidió que se decidieran: "Al final se trata de lo que quieren los votantes, y yo creo que los conservadores o los laboristas deberán conducirnos al 'brexit', o serán reemplazados. Esto es así de sencillo".

En España, los socialdemócratas rompieron la tendencia de una izquierda a la baja y obtuvieron buenos resultados. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo ve como un llamado de atención a los políticos tradicionales. "Queremos una Europa social. Vamos a fortalecer a Europa”, prometió.

En Grecia la historia fue distinta y el primer ministro, Alexis Tsipras, de izquierda, sufrió una dura derrota, mientras que los conservadores, tras años de agonía, volvieron a crecer. Tsipras ve que la confianza en su gobierno está tan dañada que anunció que, tras la segunda ronda de las elecciones comunales, en junio, "el presidente convocará a nuevas elecciones”.

Fuente: DW