Lunes, 08 Julio 2019 14:20

La delincuencia mata más que los conflictos armados

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El número de personas muertas por la delincuencia y la violencia de género supera con creces al de las víctimas fatales de las guerras y los conflictos, reveló un nuevo estudio de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, que busca ayudar a elaborar estrategias que prevengan esos asesinatos. De acuerdo con el estudio una de las regiones más peligrosas fue Centroamérica. 

En 2017 se registraron en el mundo unos 464.000 asesinatos, una cifra que quintuplicó los 89.000 decesos ocurridos como consecuencia de conflictos armados durante el mismo año, según los datos divulgados este lunes por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El “Estudio Global de Homicidios 2019” analiza los crímenes relacionados con violencia de género, violencia de pandillas y otros tipos de asesinatos con la intención de ayudar a elaborar estrategias que prevengan esas muertes y reduzcan la tasa de homicidios.

El director ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov, recordó que los países se han comprometido a reducir todas las formas de violencia y las muertes que ésta provoca para cumplir con las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030.

“Este informe ofrece ejemplos importantes de operativos comunitarios que han ayudado a mejorar sustancialmente algunas áreas afectadas por la violencia, las pandillas y el crimen organizado”, dijo Fedotov.

De acuerdo con el estudio una de las regiones más peligrosas fue Centroamérica, donde los homicidios alcanzaron 62,1 por cada 100.000 personas en algunos puntos.

Asia, Europa y Oceanía, en cambio, resultaron las zonas del mundo más seguras durante el periodo estudiado con una tasa de homicidios de 2,3, 3 y 2,8 por cada 100.000 habitantes, respectivamente. Estos indicadores estuvieron muy por debajo del promedio global de 6,1 asesinatos por cada 100.000 personas.

En África, esa tasa fue de 13, mientras que en el continente americano llegó a 17,2 en 2017, la cifra más alta desde que se empezó a llevar un registro riguroso en 1990.

La UNODC destacó que los homicidios globales aumentaron de 395.542 en 1992 a 464.000 en 2017, aunque aclaró que si se toma en cuenta el incremento de la población, el riesgo de morir asesinado disminuyó durante el mismo periodo y que esos decesos cayeron de 7,2 a 6,1 por cada 100.000 habitantes.

La publicación indica que el crimen organizado fue responsable del 19% de los homicidios en 2017 y subraya que, desde el inicio de este siglo, esas agrupaciones delictivas han matado a tanta gente como todos los conflictos armados combinados.