Lunes, 16 Septiembre 2019 10:15

“Máxima moderación” en Arabia Saudita

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
“Máxima moderación” en Arabia Saudita Giles Clarke / La Asamblea de Saada, en Yemen, ahora está en ruinas.

El titular de la ONU, Antonio Guterrez, pide evitar cualquier aumento de las tensiones en medio de las que ya existen en el Golfo Pérsico. También pide que se cumpla en todo momento con el derecho internacional humanitario. 

El Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió el domingo a todas las partes implicadas que ejerzan la "máxima moderación" tras una ola de ataques con aviones no tripulados contra una enorme instalación de procesamiento de petróleo de Aramco, propiedad del Estado de Arabia Saudita, que amenaza con interrumpir parcialmente los suministros mundiales de crudo.

Los ataques fueron reivindicados por los rebeldes hutíes en Yemen, que luchan en su país contra una coalición liderada por Arabia Saudita. Este conflicto ha dado lugar a la peor crisis humanitaria del mundo.

Estados Unidos dijo, por su parte, que no hay pruebas para respaldar la autoría de los rebeldes hutíes, y acusaron en su lugar a Irán de un "ataque sin precedentes al suministro de energía del mundo".

Irán negó firmemente cualquier responsabilidad el domingo y, según noticias de prensa, contribuyó a aumentar las tensiones en la región al declarar que las instalaciones estadounidenses estaban dentro del alcance de los misiles iraníes.

Los campos petrolíferos sauditas han sido blanco de ataques de las fuerzas hutíes durante el año pasado, que controlan gran parte del territorio cerca de la frontera sur con el ese reino. El ataque, sin embargo, no tiene precedentes en cuanto a su magnitud, y según informaciones de prensa, Aramco señaló que el impacto podría reducir la producción en 5,7 barriles de crudo por día; más del 5 por ciento del suministro mundial de petróleo.

El portavoz de António Guterres dijo: "el Secretario General condena los ataques del sábado contra las instalaciones petroleras de Aramco en la provincia oriental del Reino de Arabia Saudita reivindicadas por los hutíes", y "llama a todas las partes a ejercer máxima moderación, evitar cualquier aumento en medio de las ya tensiones existentes y cumplir en todo momento con el derecho internacional humanitario”.

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, describió la escalada militar como "extremadamente preocupante" e instó a "todas las partes a evitar tales incidentes adicionales, que representan una grave amenaza para la seguridad regional, complican la situación ya frágil y ponen en peligro el proceso político liderado por la ONU ".

Las tensiones aumentaron en junio entre Irán, los EE. UU., Arabia Saudita y las naciones del comercio mundial de petróleo que utilizan las principales rutas de envío de petróleo alrededor del Estrecho de Ormuz y el Golfo de Omán, cuando se produjeron una serie de incidentes que provocaron daños en buques petroleros.