El Secretario General de la ONU se unió a los Estados Unidos y al mundo para celebrar el legado del líder del movimiento de los derechos civiles, cuya vida fue truncada trágicamente hoy hace 50 años.