Un nuevo informe publicado el martes por Amnistía Internacional halló que los ataques aéreos perpetrados por Estados Unidos han causado la muerte de al menos 14 civiles en Somalia desde 2017, a pesar de que los funcionarios gubernamentales sostienen que no ha habido víctimas civiles. 

La organización Amnistía Internacional le retiró el Premio Embajadora de Conciencia –su más alto galardón– a la líder birmana Aung San Suu Kyi, en respuesta a las atrocidades militares y la persecución continuada a la que es sometida la minoría musulmana rohingyá en Birmania. 

En India, las autoridades federales allanaron el jueves las oficinas de la filial india de Amnistía Internacional, en el último episodio de represión contra organizaciones sociales que lleva adelante el Gobierno nacionalista hindú encabezado por el primer ministro Narendra Modi. 

En el noroeste de China, el gobernador de la región autónoma de Xinjiang defiende el encarcelamiento de hasta un millón de uigures y personas pertenecientes a otras minorías musulmanas en campos de internación masivos. 

Amnistía Internacional sostiene que los ataques aéreos estadounidenses contra la ciudad siria de Raqqa podrían constituir crímenes de guerra.