Amnistía Internacional sostiene que los ataques aéreos estadounidenses contra la ciudad siria de Raqqa podrían constituir crímenes de guerra.