La cifra de muertes confirmadas en las Bahamas por el huracán Dorian es ya de al menos 44 personas y se espera que esta cifra aumente exponencialmente, mientras las islas siguen recuperándose de la devastación causada por la tormenta. Más de 70.000 personas en Gran Bahama y las Islas Ábaco han quedado sin hogar y miles de personas siguen desaparecidas.