Por tercer año consecutivo el hambre aumentó en América Latina y el Caribe mientras que la obesidad se ha convertido en la mayor amenaza nutricional de la región con 250 millones de personas que viven con sobrepeso, o el 60% de la población. 

América Latina tiene el menor consumo per cápita de pescado a nivel mundial con solo 9,8 kilos por año, pero la Organización para la Alimentación y la Agricultura prevé un fuerte aumento de su ingesta, lo que no sólo afectará a los hábitos alimenticios, sino a las exportaciones. 

Promover la pesca artesanal y la marina, transformar la Red de Acuicultura de las Américas y reforzar el combate a la pesca ilegal, son los tres objetivos que establecieron los países de la región para el sector pesquero durante los dos próximos años. 

Los precios de los alimentos a nivel mundial suben por tercer mes consecutivo. 

Los precios de los alimentos a nivel mundial subieron en junio a causa del aumento del valor del trigo y la carne. 

El número de personas hambrientas ha aumentado en los últimos dos años, advierte la FAO.

La cantidad de personas que sufren hambre en el mundo se ha incrementado desde 2015, alertó hoy el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

José Graziano da Silva inauguró la conferencia bienal de esa agencia, que en esta ocasión se centra en el desarrollo sostenible de las áreas rurales para fortalecer la respuesta alimentaria a los conflictos, el cambio climático y la migración.

Graziano de Silva advirtió a los participantes en la conferencia sobre los retrocesos en la lucha contra el hambre y señaló que cerca del 60% de las personas que sufren ese flagelo viven en países afectados por conflictos o por fenómenos agudizados por el cambio climático, como sequías o inundaciones.

Se refirió también a las hambrunas declaradas este año en algunas zonas de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen y subrayó lo que esto significa.

“Cuando se declara una situación de hambruna es porque miles de personas ya han muerto de hambre. Estimamos que hay casi 20 millones de personas afectadas gravemente en esos países. Y esto está pasando menos de dos años después de que acordáramos erradicar el hambre para el 2030”, apuntó Graziano da Silva.

En este contexto, aseveró que si bien un compromiso político firme es fundamental para erradicar el hambre, no es suficiente.

Sólo podremos vencer el hambre si los países transforman sus declaraciones en acciones, sobre todo a nivel nacional y local, puntualizó el director general de la FAO.