Durante la última parada en su viaje por Asia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elogió abiertamente al presidente filipino, Rodrigo Duterte, y dijo que ambos tenían una “gran relación”.