El 97% de las sustancias controladas por el Protocolo de Montreal ya se han dejado de utilizar.