En casi dos meses de protestas y al menos 148 muertos, Nicaragua se enfrenta a la determinación de su presidente Daniel Ortega que enfrenta manifestaciones de vastos sectores que reclaman cambios políticos.