El Scotland Yard dice que una pareja fue envenenada con un gas nervioso ruso.