El gobierno de Estados Unidos, encabezado por el presidente Donald Trump, volvió a imponer duras sanciones contra Irán, una decisión que le valió la condena de sus aliados europeos y causó masivas protestas a lo largo de Irán. 

Mueren 12 personas en dos ataques en Teherán; ISIS se atribuye responsabilidad de los ataques.