El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inició las conversaciones con el líder chino, Xi Jinping, en Beijing, tras una ostentosa bienvenida que tuvo lugar el miércoles y que fue anunciada como una visita de Estado “del más alto nivel”, que incluyó la primera cena estatal para un presidente estadounidense dentro de la Ciudad Prohibida.