El equipo humanitario en Siria y la Comisión de Investigación de la ONU en el país expresaron su profunda preocupación por la escalada de la violencia en la provincia de Idlib y el este de Ghouta.