El cese al fuego tendrá una duración de treinta días para permitir la entrada de ayuda humanitaria y el tratamiento y la evacuación de los heridos. La decisión fue adoptada por unanimidad de los quince miembros del Consejo en una resolución redactada por Suecia y Kuwait, a la que Rusia introdujo algunas enmiendas. 

El equipo humanitario en Siria y la Comisión de Investigación de la ONU en el país expresaron su profunda preocupación por la escalada de la violencia en la provincia de Idlib y el este de Ghouta.