Varios países de Europa, incluida Dinamarca, introdujeron medidas más restrictivas tras la crisis del Mediterráneo de 2015 que afectaron particularmente la reunificación familiar y el reasentamiento de refugiados vulnerables. 

Aproximadamente dos docenas de miembros de la caravana pueden solicitar asilo político en Estados Unidos.