En Siria, el incremento en los ataques aéreos perpetrados por las fuerzas gubernamentales causó la muerte de al menos 17 civiles en las provincias de Alepo e Idlib en los últimos días. 

 

 

 

El Barrio de Rimal, en el centro de Gaza, tras los ataques en la parte este de la ciudad. 4 de mayo de 2019. Mohammed Mahmoud Awad.

 

 

El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz del Oriente Medio manifestó este sábado su “profunda preocupación” por una nueva escalada de la violencia en la Franja de Gaza.

 

Según informaciones de prensa, la aviación israelí habría bombardeado el enclave palestino en respuesta a un previo ataque palestino con doscientos cohetes. De acuerdo a las mismas fuentes, el ataque aéreo israelí habría provocado la muerte de tres palestinos.

En un comunicado de prensa, Nickolay Mladenov expresó sus condolencias a los familiares y amigos de los fallecidos y deseó una pronta recuperación a los heridos.

“Las Naciones Unidas trabajan con Egipto y todas las partes interesadas para calmar la situación. Exhorto a todas las partes a una reducción inmediata de las hostilidades y que vuelvan a los acuerdos alcanzados en los últimos meses. Quienes traten de destruirlos serán responsables de un conflicto que tendrá graves consecuencias para todos”. indicó.

Mladenov destacó que de continuar la actual senda de escalada de conflicto “revertirá rápidamente en los logros alcanzados hasta el momento y destruirá las posibilidades de encontrar soluciones a largo plazo para esta crisis”.

Añadió que debe finalizar “este ciclo interminable” de violencia y que deben acelerarse los esfuerzos para lograr una solución política a la crisis en Gaza.

“La violencia pone en peligro los importantes progresos realizados en las últimas semanas para aliviar el sufrimiento de la población de Gaza, levantar los bloqueos y apoyar la reconciliación entre los palestinos", finalizó Mladenov.

Nueva Zelanda marca una semana desde los ataques

 

 

El viernes, Nueva Zelanda transmitió en todo el territorio nacional el llamado islámico a la oración y guardó dos minutos de silencio cuando se cumplía una semana desde que un terrorista supremacista blanco atacó dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, causando la muerte de 50 personas.

 

La primera ministra, Jacinda Ardern, vestida de negro y luciendo un hijab, se dirigió a los dolientes en un parque público adyacente a la mezquita de Al Noor, donde la semana pasada fueron atacadas la mayoría de las víctimas de la masacre, durante las oraciones del viernes 15 de marzo.

La primera ministra Jacinda Ardern dijo: “El profeta Muhammad, sallallahu alaihi Wsasallam, dijo que los creyentes, en su mutua amabilidad, compasión y simpatía, son como un cuerpo. Cuando una parte del cuerpo sufre, todo el cuerpo siente dolor. Nueva Zelanda se lamenta con ustedes. Nosotros somos uno”.

El homenaje a las víctimas se llevó a cabo en Nueva Zelanda al tiempo que atacantes aún no identificados utilizaban mazos para vandalizar cinco mezquitas en la ciudad británica de Birmingham. Agrupaciones musulmanas afirman que probablemente esos ataques fueron llevados a cabo por extremistas de ultraderecha.

Democracy now

Un nuevo informe publicado el martes por Amnistía Internacional halló que los ataques aéreos perpetrados por Estados Unidos han causado la muerte de al menos 14 civiles en Somalia desde 2017, a pesar de que los funcionarios gubernamentales sostienen que no ha habido víctimas civiles. 

En una gran escalada de tensiones en el sur de Asia, India llevó a cabo ataques aéreos en territorio paquistaní por primera vez en años. 

Amnistía Internacional sostiene que los ataques aéreos estadounidenses contra la ciudad siria de Raqqa podrían constituir crímenes de guerra. 

El lunes en Siria murieron unas cien personas en una serie de bombardeos aéreos y ataques de artillería del gobierno sirio contra el enclave de los rebeldes en Guta Oriental, en las afueras de la capital, Damasco.