El 97% de las sustancias controladas por el Protocolo de Montreal ya se han dejado de utilizar. 

 

Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera aumentaron a una velocidad récord en 2016 y alcanzaron el nivel más alto en 800.000 años, advirtió la Organización Meteorológica Mundial este lunes.