En todo el mundo el periodismo está bajo ataque y la combinación de la polarización política y el cambio tecnológico ha facilitado la rápida diseminación de discursos de odio, misoginia y noticias falsas, que a menudo conducen a restricciones desproporcionadas a la libertad de expresión, advierte un nuevo informe de la UNESCO.