El miércoles, el gobierno de Japón confirmó su retiro de la Comisión Ballenera Internacional y su intención de reanudar la caza comercial de ballenas.