Los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica han sido azotados por una ola de corrupción que ha tenido un impacto enorme sobre su democracia y su desarrollo. 

El América Latina el desencanto con la política, entre otras motivaciones, está detrás de repliegue del apoyo que las democracias generan en el continente.