Así lo afirma el secretario general adjunto de la ONU para los derechos humanos, después de visitar a la población rohinyá en Bangladesh durante cuatro días.