En un comprometedor informe, el periódico The New York Times reveló que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, heredó la fortuna de su familia por medio de evasiones fiscales y fraude descarado, y que recibió al menos 413 millones de dólares, ajustados según la inflación, del imperio inmobiliario de su padre.