En Nuevo México, un niño guatemalteco murió en vísperas de Navidad estando bajo custodia del Servicio de Control de Aduanas y Protección Fronteriza, y se convirtió en el segundo niño migrante que muere bajo detención estadounidense en este mes.