En la ciudad de Tijuana, en México, fueron asesinados dos adolescentes hondureños que viajaron a la frontera entre Estados Unidos y México con la caravana de migrantes.