Francia, Alemania y Reino Unido apoyan al presidente de la Asamblea de Venezuela, mientras Maduro anuncia que revisará sus relaciones con estos países.