El viernes, en la Franja de Gaza, al menos 18 palestinos murieron y unos 1.700 resultaron heridos cuando las fuerzas israelíes abrieron fuego con balas reales en una protesta cerca de la frontera oriental de Gaza con Israel.