Si no se logra detener la tendencia actual, al menos 20 millones de niñas en la América Latina y el Caribe se habrán casado para el año 2030.