El Secretario General, que sigue con preocupación la situación en Venezuela, está en contacto con los protagonistas de las distintas iniciativas para mediar en la crisis, pero ha decidido no participar en ninguna de ellas para dar credibilidad a su oferta de buenos oficios para mediar entre las partes y buscar una solución política si estas lo requieren.