El gobierno de Argentina anunció una reducción de la meta de déficit fiscal para este año de 3,2 a 2,7 por ciento, con lo cual ratificó que su respuesta a cualquier cimbronazo que sufran la economía y las finanzas.