este espacio puede ser tuyo

El papa Francisco, la máxima autoridad de la iglesia católica, reconoció por primera vez que sacerdotes y obispos fueron culpables de abusar sexualmente de monjas.